Sils Maria – esquiar y relajarse tras las huellas de Nietzsche Sils Maria (1803 m)

logo

A la entrada del valle Engadin, ubicado entre los idílicos lagos de Sils y Silvaplana se encuentra Sils-Maria, de la cual emana un encanto y energía irresistible. Este pueblito alpino es un pequeño paraíso de 700 habitantes, ubicado en la parte alta del valle Fextals. El poblado ostenta de un ambiente familiar y de una atmosfera relajante, aquí el aire es tan fresco, puro y reconfortante que por mucho que se disfrute, este nunca será suficiente. La naturaleza exuberante de los alrededores es atravesada por innumerables senderos, los cuales ofrecen esparcimiento y descanso al rayo del sol invernal. En lo que concierne a los deportes de invierno, Sils-Maria ofrece numerosas posibilidades tanto de esquí como de snowboard, así como también actividades para esquiadores de fondo y senderistas.

La zona de esquí de Sils-Maria posee 23 pistas, las cuales se extienden entre 1800 metros y el Piz Corvatsch, el punto más alto de la región de Engadin. Debido a las numerosas pistas de dificultad intermedia, Sils-Maria es un destino ideal para esquiadores de niveles intermedios y altos. De todas maneras existen pistas amplias y planas, ideales para principiantes a una altura de 2000 metros. Las pistas de Sils-Maria le pertenecen a la zona de esquí Engadin, la cual se compone de un total de 350 pistas de esquí alpino, 220 kilómetros para esquí de fondo y más de 150 kilómetros de caminos para senderismo.

Estación de esquí Sils Maria información detallada:

  • Esquí de fondo
  • Pista iluminada de noche
  • Halfpipe
  • Snowpark
  • Escuela de esquí
  • Parvulario de esquí
  • Guardería
  • Cine
  • Restaurante
  • Piscina cubierta
  • Piscina temperada al aire libre <br>
  • Pista de patinaje sobre hielo
  • Discoteca
  • Bar
  • Tienda de deportes
  • Pista de trineo
  • Supermercado
  • Banco
  • Cajero automático
  • Wellness

Más información

Caminatas de invierno en medio de una naturaleza paradisiaca

Sils-Maria es el punto de partida ideal para hacer fabulosas caminatas de invierno en esquís, en raquetas de nieve, en carruajes de nieve o caminando. Los caminos son planos y bien construidos y se dirigen al corazón de un paisaje idílico, el cual esta rodeado de glaciares, muchos lagos de montaña, bosques, praderas y montañas cubiertas de nieve. Para los amantes de las caminatas de invierno, el tour sobre el lago congelado Silsersee es una experiencia única. En un total de 13 kilómetros, el trayecto recorre directamente la orilla del gran lago del canton de los grisones y parte de la superficie congelada del mismo. Cuando el clima lo permite, en el medio del lago se construye un minibar, con bebidas y especialidades de la región pensadas para los senderistas.

El sendero más conocido parte de Sils-Maria, pasa por Halbinsel Chasté hacia Maloja y nuevamente de regresa a Sils-Maria. Este es uno de los senderos más hermosos de Oberengadin. También hay un paseo clásico, el paseo en carruaje de nieve sobre el valle nevado de Fextal, durante el cual uno queda fascinado por el ostentoso paisaje alpino. Desde Sils-Maria, los esquiadores de fondo tienen acceso directo al trayecto de maratón de esquí de Engadiner, el cual atraviesa el pueblo. Además de esquí y senderismo de invierno, Sils-Maria ofrece actividades diversas como Curling, Eishockey y trineo. Además hay una piscina cubierta.

Tanquear energia y virgor en un ambiente confortable y familiar

Además de sus paisajes idílicos, Sils-Maria tiene altos grados de bio-energía, los cuales fomentan la rápida recuperación de las reservas de la energía del cuerpo. Sils-Maria irradia energía y fuerza, como ningún otro lugar. Es el pueblo ideal para extraer fuerza, encontrar inspiración y recuperar la forma. Muchos famosos fueron seducidos por Sils-Maria, entre ellos Nietzsche, Thomas Mann, Marcel Proust, Hermann Hesse, Joseph Beuys, Annemarie Schwarzenbach y David Bowie. Para todos Sils-Maria resulto ser una fuente de inspiración y vigor.

El nombre Sils-Maria está ligado a del filósofo Friedrich Nietzsche, el cual paso allí 8 veranos al final de su vida. La casa en la cual el allí vivió, es hoy en día un museo, en donde se encuentran manuscritos (cartas y textos originales), sus fotos y muchos objetos personales son exhibidos. Uno puede visitar la habitación sencilla, en la cual el se hospedaba en sus visitas en Sils. El famoso filósofo alemán es para Sils-Maria inolvidable. Se pueden seguir sus huellas en una senda romántica a través del valle Fextal, su trayecto para pasear favorito. Aún hoy se encuentra allí la roca, sobre la cual el se sentaba a meditar y a disfrutar de la extraordinaria hermosura de la naturaleza circundante. Recargar sol y energía casi mágica, la cual brota de ese pequeño paraíso terrenal.

Busy...